30 de enero de 2014

PANA

Si hay un tejido que me encanta para invierno, es la pana. Su suavidad, la intensidad de sus colores, la textura aterciopelada que crea aún más juego de color con sus brillos y sus mates, lo manejable y fácil de trabajar que es y lo cómoda que me resulta para vestir. 
Creo que es un tejido muy completo y por eso en LAMARRIED lo utilizamos con mucha frecuencia.

Es curioso que tengo amigas a las que no les gusta nada la pana, porque lo asocian a algún pantalón aburrido, probablemente heredado de sus hermanos mayores, que les obligaban a ponerse de niñas. Yo también tengo hermanos mayores y también he vestido su ropa alguna vez, pero superados ya todos esos "traumas" (jajaja), hoy me atrevo a decir que la pana puede ser tan chic como cualquier otro tejido. Y os lo voy a demostrar!

Os presento una pequeña colección de bolsos y estuches realizados con este genial tejido, que decorados con un poco de gracia se han convertido en piezas absolutamente femeninas y originales.
Como vais a ver, el patronaje es muy sencillo porque quería dar protagonismo a la tela y a los adornos.
Algunas de estas piezas se pueden usar como estuches o monederos para dentro del bolso o como carteras de mano, ahora que se llevan tanto.

En cuanto a los adornos, hemos utilizado piezas de madera, realizadas artesanalmente, borlas de seda, botones, cenefas de tapicería, costuras hechas a mano con hilo de lino, etc.
Como veis, mucha variedad para lograr nuestro característico estilo.

Aquí está la pana de LAMARRIED:















































27 de enero de 2014

COLGANTES DE BOLAS DE SEDA

Unas de las piezas de LAMARRIED que más éxito han tenido en los últimos tiempos, son todas las realizadas con bolas de madera forradas en seda. Por eso, desde que empecé con ellas, y viendo lo mucho que gustaban, las he ido realizando en diferentes versiones, llegando a convertirse en un clásico más de la casa.

El secreto del éxito es que son piezas muy fáciles de combinar, gracias a la equilibrada mezcla de materiales y colores, y tienen un tamaño medio, lo que permite que aquellas clientas a las que no les gustan las piezas muy exageradas, no tengan ningún reparo en ponérselas. Los collares "babero", por ejemplo, son más "arriesgados" y no todas se atreven con ellos! Pero éstos son "facilones". De hecho, cuando viene alguien un poco perdido a por un regalo, suelo recomendar este tipo de collares y siempre acertamos!

Estas piezas se componen de distintas cuentas de madera, forradas a mano con distintas sedas, y de otras pequeñas cuentas, también de madera, y sin forrar, que se dejan en sus tonos naturales para dar el toque informal al collar. Con esta mezcla, conseguimos que estos collares nos sirvan para cualquier hora del día, desde para ir a trabajar, hasta para salir por la noche. 
La seda siempre nos viste, nos da el toque arreglado, pero la madera resta seriedad.

Si hasta ahora habíamos visto collares largos o bastante elaborados, con numerosas cuentas forradas, hoy os muestro la versión "colgante", con estas sencillas piezas que, como máximo llevan cinco cuentas de seda (muchas llevan sólo tres) y cuyo montaje está pensado para que queden bastante pegados al cuello, lo que nos va a aportar luz a la cara y un poco de alegría a nuestro look, pero de forma discreta.
Quedan bien tanto en un escote como en un cuello cerrado y al ser todo madera, no pesan nada!

Os dejo con unos cuantos modelos y os recuerdo que se pueden realizar en muchos colores.
































21 de enero de 2014

BROCHES DE LANA

Hoy vamos a seguir con esas lanas que veíamos en el post anterior y las vamos a transformar en broches.
Desde los más sencillos, que simplemente nos van a dar un pequeño toque de originalidad a la ropa, a los más llamativos, por tamaño y por forma de montaje, que se convertirán en protagonistas de nuestro look.

Volvemos a enrollar la lana, como ya os conté, y logramos estas piezas que os muestro a continuación, con las que podréis decorar, tanto vuestra ropa como vuestros sombreros, bolsos, cinturones, etc.

Como siempre os digo, los broches dan mucho juego!