30 de diciembre de 2015

"TRES FRASCOS DE CRISTAL"

Hoy no voy a hablaros de collares, ni de bolsos, ni de nada relacionado directamente con mi trabajo, aunque todo lo que vais a leer a continuación, está en él, os lo aseguro.

Quiero terminar el año con algo muy especial.
Con algo que espero que os remueva por dentro, como me ha removido a mí.
Con la única intención de que os haga reflexionar sobre la vida y sobre el amor...
Y con el deseo profundo de que empecéis 2016 con muchas ganas de ser felices y de hacer felices a los que os rodean.

Se trata del relato que escribió mi sobrina, de 11 años, hace unos días, y con el que ganó un concurso sobre la discapacidad.

No me voy a extender más.
(Tras el original, y dada su falta de nitidez, os dejo también una copia para que lo podáis leer mejor).

¡¡Disfrutad!!





LOS TRES FRASCOS DE CRISTAL

Era una mañana soleada y un día espacial me esperaba. Me arreglé y con mi mejor traje, salí de casa. Por el camino, con algunas dificultades para andar, iba pensando en mi discurso. Una vez allí, empezó todo. Después de varios premios entregados, me nombraron a mí: Fernando Ibarz. Ya en el escenario, con voz alta y clara, empecé mi discurso:

"Era una mañana de Reyes de hace cuarenta años, me dirigí al salón en mi silla de ruedas, y allí estábamos todos, dispuestos a abrir los regalos.
En uno de mis paquetes había tres frascos de cristal y una nota que decía "POLVOS MÁGICOS". Había un frasco azul, donde ponía "FUERZA", en el rojo se leía "ALEGRÍA", y en el verde "VIDA". En aquel momento, no les hice ni caso, ya que había juguetes y libros más interesantes. Mi hermana cogió los frascos y los colocó en la estantería de mi habitación, segura de que algún día me entraría la curiosidad.
Pasó el tiempo, y la verdad es que ya ni me acordaba de ellos.
Un día, al salir del instituto, unos compañeros empezaron a burlarse de mí. Yo estaba empezando a andar, y por mi poca seguridad, me caí delante de ellos, y eso les llevó a reírse. Ese día llegué muy triste a casa, y me tumbé en la cama sin ganas de hacer nada, cuando mis ojos enfocaron la mirada en aquellos frascos de cristal con sus letreros. Me levanté lentamente como pude, los cogí, y decidí abrirlos. Primero abrí el de la FUERZA, y encontré una nota con la letra de mi madre que decía "La que tú nos transmites", en el de la ALEGRÍA, "La que tú nos contagias", y por último, en el de la VIDA, "La que tú nos das".
En aquel instante, con los ojos llenos de lágrimas, comprendí la magia de esos frascos y supe que jamás estaría solo.
Dedico este premio a mi familia y a todos los que han hecho posible que hoy esté donde estoy. Pero también quiero dedicárselo especialmente, a aquellos muchachos que se reían de mí, a médicos insensibles que todo lo que dijeron fue "resignación", a esos vecinos que se negaron a poner una rampa en mi portal,,, y en general a las personas que han puesto obstáculos a mi vida, porque me han hecho sentirme más fuerte y valiente,
Aquellos tres frascos de cristal contenían lo que cualquier persona necesita para ser feliz, el amor y el apoyo de tus seres queridos.
Gracias a todos."

El público allí presente se puso en pie emocionado aplaudiendo.
Yo regresé a mi casa con un premio a una vida dedicada a la enseñanza.

Cada año, por Navidad, regalo un frasco de polvos mágicos a alguno de mis alumnos. Curiosamente, no al chico con dificultades, sino a aquellos que creen estar por encima de los demás.
El letrero dice:

IGUALDAD

Y la notita que va en el interior:

NO ESTÁS SOLO.




----------------------------------------------



¡¡¡MUCHÍSIMAS GRACIAS POR SEGUIRME UN AÑO MÁS Y FELIZ 2016 PARA TODOS!!!




21 de diciembre de 2015

CON LENTEJUELAS DORADAS

Hace varias temporadas, sacamos este diseño, con un gran éxito de ventas.




Lo realizamos en multitud de colores y con diferentes juegos geométricos en la composición.
La base era de seda y los adornos, de cerámica.
Es un diseño que me encanta, por su originalidad y porque es especialmente favorecedor.





Tenía muchas ganas de repetirlo y por eso, hoy os muestro una nueva versión.

Añadimos un nuevo material: las lentejuelas doradas, dando un toque más "festivo" al collar, lo que nos permitirá utilizarlo en cualquier evento de estas fechas.

Las lentejuelas tienen un acabado totalmente mate (aunque tal vez en las fotos no se aprecie bien), y hoy las vamos a combinar con diferentes tonos de verde, aunque se pueden realizar en otros muchos colores.